La menopausia produce un descenso en la producción de estrógenos, lo que también afecta a la salud bucodental y aumenta las probabilidades de desarrollar determinadas patologías.

¿Cómo afecta la menopausia a la Salud Bucal?

1. Sequedad en la boca o xerostomía: La menor producción de estrógenos puede conllevar una disminución de la saliva. Además, es frecuente que a esta edad las personas estén en tratamiento con algún fármaco, lo que puede incrementar también el riesgo de xerostomía. La saliva es la protección natural de nuestra boca frente a la acción de los ácidos y ayuda a regular las bacterias que tenemos en la cavidad bucal, por lo que este descenso en el flujo salival incrementa la probabilidad de sufrir caries dental y enfermedades de las encías.

2. Enfermedades de las encías o periodontales: Estas enfermedades son muy comunes en mujeres durante la menopausia. En el caso de gingivitis, ésta suele estar caracterizada por encías pálidas, secas y que sangran con facilidad (gingivoestoamtitis menopáusica). No solo es mayor el riesgo de sufrir gingivitis, sino también el de que ésta desemboque en periodontitis, especialmente en aquellas mujeres que padecen osteoporosis.

3. Síndrome de boca ardiente: Esta afección es también frecuente durante esta etapa y provoca una dolorosa sensación de ardor intenso y quemazón que puede localizarse en el paladar, lengua, encías e incluso labios. También suele cursar con cambios en el gusto y en el aliento.

Cuidados Bucales durante la menopausia

  1. Escoger un cepillo específico con filamentos suaves que sea cuidadoso con las encías.
  2. Utilizar pastas dentífricas que ayuden a prevenir la inflamación de las encías y las protege de la acción de las bacterias gracias a su antiséptico de uso diario (el CPC). Esto proporciona una eliminación eficaz de la placa bacteriana en la zona interdental con el instrumento de higiene interproximal que mejor se adapte a las necesidades de tu boca: sedas, cintas dentales, seda dental suave, cepillos interproximales o irrigadores bucales.
  3. Utiliza colutorios para llegar a las zonas de difícil acceso, reforzar la protección de tus encías y prevenir su inflamación y sangrado, finaliza tu rutina de higiene con colutorios que contengan también antisépticos de uso diario.
  4. Bebe agua abundante y trata de disminuir el consumo de bebidas y alimentos ácidos (cítricos, vinagres, bebidas alcohólicas, alimentos muy azucarados, café), muy salados o muy fríos o calientes.

Si observas cualquiera de los síntomas descritos, acude a tu odontólogo de confianza.


Fuente:
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1699-65852001000300003 Imagen: Photo by Edward Cisneros on Unsplash