La relación entre la práctica de la actividad física y la salud bucodental es más estrecha de lo que, en un principio, puede parecer. En primer lugar incluir la actividad deportiva en nuestro día a día forma parte de un estilo de vida saludable, lo que implica que con ello reduciremos el riesgo de sufrir algún tipo de alteración en la boca. En segundo lugar, cabe destacar que el estado de la salud bucodental mantiene una estrecha relación con el rendimiento del deportista, llegando incluso a influir en su rutina deportiva.

Es fundamental que los deportistas cuiden y prevengan problemas como la caries o las enfermedades de encías, de lo contrario su rendimiento se verá afectado de manera directa.

Las bacterias e infecciones de nuestro cuerpo están relacionadas con los problemas musculares, respiratorios, articulares y cardiovasculares. Por ello, es importante que los deportistas se realicen revisiones bucodentales periódicas. Así evitarán cualquier contratiempo en su plan de entrenamiento.

Para ello proponemos las siguientes acciones preventivas para disminuir el riesgo de sufrir caries, enfermedad periodontal y la erosión dental.

  • Higiene oral y bucodental. Eliminar de forma efectiva la placa dental, lo que supone un buen cepillado y una limpieza interdental. Es necesario destacar el uso de una pasta que contenga una cantidad suficiente de flúor.
  • Seguir una dieta saludable. Reducir la frecuencia y el consumo de carbohidratos, comida y bebidas ácidas y bebidas energéticas.

¿Eres deportista y necesitas asesoramiento personalizado? No dudes en contactar con nuestro equipo de especialistas para cualquier duda que te surja.