El proceso de envejecimiento en general afecta a todos los sistemas y órganos de nuestro cuerpo. Función motora, cognitiva, hepática, renal, etc. Y como es lógico, nuestra boca también sufre cambios relacionados con el paso del tiempo.

Hoy vamos a ver sus consecuencias en los tejidos bucales.

Efectos del envejecimiento en los dientes

Los cambios que aparecen en los dientes son los siguientes.

  • Generalmente van perdiendo blancura, van poniéndose más amarillos o grises. La dentina, es el tejido duro interno del diente, ésta se va degradándose y se transluce a través del esmalte.
  • Otra consecuencia es el desgaste de los dientes que hacen que el esmalte desaparezca y aparezca la dentina, en consecuencia dientes más amarillos o grises y aumento de sensibilidad al masticar o al beber algún líquido frío.
  • También aparecen desgastes en el cuello del diente ya que la raíz aparece expuesta y al no tener recubrimiento de esmalte, la zona del margen de la encía se socava y se genera una cavidad.
  • Por último aumentan la posibilidad de fracturas y relacionado con la disminución de flujo salival aumenta la posibilidad de caries.

Efectos en los tejidos periodontales (encías, ligamento periodontal y hueso).

Los tejidos que rodean el diente también se ven afectados.

  • Habitualmente hay una recesión gingival, es decir, se va perdiendo encía, y se va viendo cada vez más la raíz del diente. En consecuencia el hueso y el ligamento periodontal que sujeta el diente también se va perdiendo.
  • La consecuencia final es la movilidad del diente y la pérdida del mismo.
  • Respecto al resto de tejidos blandos de la boca lo más habitual aumento de sequedad bucal asociada al envejecimiento y en ocasiones aumentada por la toma de determinados medicamentos.

Hay que inspeccionar bien lengua, zona sublingual, mejillas y ganglios para comprobar que no haya un crecimiento anómalo.

Tratamientos para paliar los efectos del envejecimiento en dientes y encías

  • Con respecto a los dientes se pueden ir haciendo tratamientos conservadores como son obturaciones (empastes), endodoncias y en casos graves rehabilitaciones totales de la boca con coronas o implantes o la combinación de ambos.
  • En el caso de los tejidos periodontales hay que ser muy preventivo con ellos para reducir al máximo la pérdida de los mismos.
  • Acudir máximo una vez al año para hacer higiene bucal o tratamientos periodontales más profundos, ya que esto ayudará a enlentecer el proceso.

Por último aconsejamos acudir una vez al año a la revisión anual, donde debemos revisar también los tejidos blandos.

Nuestra Clínica Dental se encuentra en Portugalete, donde llevamos más de 30 años y 2 generaciones de dentistas cuidando de la salud bucodental de nuestros pacientes.