El hecho de plantearse hacerse un blanqueamiento dental para tener una sonrisa más estética es importante, pero también lo es tener toda la información necesaria y valorar las diferentes opciones disponibles para llevarlo a cabo. Aquí te dejamos algunos de los consejos más importantes:

  • Consultar con el odontólogo.
  • El tratamiento no debe iniciarse si existen caries, enfermedad periodontal u otros problemas de salud bucodental.
  • El tratamiento blanqueador debe realizarse por un profesional. Tendrá que ser él quién recomiende qué kit blanqueados utilizar.
  • Cuanto más amarillos sean los dientes, más recomendable es el blanqueamiento profesional.
  • El láser es más eficaz, pero presenta dos problemas. Genera un mayor grado de hipersensibilidad dentaria (frío, calor y dulces o ácidos) y sus efectos pueden diluirse con el paso del tiempo. La luz LED no calienta tanto el gel, por lo que genera menos sensibilidad dental, endurece mejor y los efectos son más duraderos.
  • Cuida el tipo de alimentos y bebidas que ingieres los días posteriores al tratamiento, podría malograr los resultados del mismo.

El blanqueamiento dental profesional es el más eficaz y el más rápido de llevar a cabo. Se requiere una sesión única de 45-60 minutos se logra una reducción de entre 4 y 10 tonos. La férula que se utiliza para colocar el gel blanqueador se fabrica a medida, lo que permite asegurar que los tejidos blandos de la boca (encías, lengua y paladar) se mantengan protegidos. Algo que no  no ocurre con los kits caseros, que, por otra parte, exigen un tratamiento cuya duración puede llegar a dos semanas con una aplicación diaria y que en ningún caso tienen la misma efectividad. No obstante, llegado el caso, ambos tratamientos pueden ser complementarios, siempre por decisión del odontólogo.

Una vez te hayas leído nuestros consejos no dudes en contactar con nuestros profesionales para cualquier duda que te surga. ¡Te esperamos!