Cepillarte los dientes después de cada comida o usar la seda dental no son los únicos pasos que tienes que seguir para lucir una dentadura sana. Saber qué alimentos son beneficiosos y perjudiciales para la salud de tu boca será otro de los aspectos que tendrás que tener en cuenta.

Alimentos buenos para la salud bucodental

Entre los alimentos que aportan beneficios para la salud dental destacamos:

  • Lácteos y sus derivados: además de ser ricos en calcio, la leche y sus derivados ayudan a fortalecer el esmalte dental, protegiendo los dientes del desgaste. Entre los lácteos destacamos el queso, que ayuda a reforzar la superficie del diente y el yogur que, además del calcio, aporta fosfatos y caseína, muy útiles para remineralizar el diente.
  • Frutas y verduras: las manzanas, la zanahoria y el apio son las que más beneficios aportan. Estos alimentos facilitan la eliminación de la placa bacteria y los restos al potenciar la producción de saliva.
  • Alimentos sin color como el arroz blanco, las carnes y pescados blancos, etc. No tiñen los dientes al carecer de pigmentos.
  • Chicle con xilitol y sin azúcar: favorece la limpieza de los dientes cuando no se puede llevar a cabo una adecuada higiene dental después de una comida. Potencian la secreción de saliva, un gran agente antibacteriano.
  • Alimentos ricos en fibra: cereales integrales y legumbres. Al exigir un mayor esfuerzo en la masticación promueven la producción de saliva.
  • Frutos secos: son ricos en magnesio, un mineral muy útil para reforzar la estructura dental.

Alimentos malos para la salud de tu boca

Otros alimentos, sin embargo, pueden resultar perjudiciales para los dientes:

  • Cariogénicos, favorecen la aparición de caries y otras enfermedades dentales. Entre ellos destacan las golosinas y los dulces por su elevado contenido en azúcares. Estos alimentos se transforman en ácidos y desmineralizan el esmalte, que inducen la erosión de los dientes. Además, se incluyen los hidratos de carbono complejos, como las patatas fritas, el pan o la pasta, o el café.
  • Producen la erosión de los dientes: donde encontraríamos los alimentos ácidos, las bebidas carbonatadas y azucaradas, las frutas ácidas como la naranja, el limón y el pomelo, el vino o los alimentos que contienen almidón. Además, sumaríamos aquellos medicamentos que contienen sustancias ácidas.
  • Producen la tinción de los dientes: el café, los tés rojo y negro, el vino, zumos de frutas de color oscuro, algunas salsas (soja, vinagre de Módena o curry), vegetales como la remolacha, etc.