Muchos trastornos bucodentales que pueden tener consecuencias graves, pueden cursar sin producir dolor. Hoy analizamos qué principales síntomas indican que algo no va bien en nuestra boca.

1. Dientes desgastados
La erosión dental tiene lugar cuando el esmalte se desgasta por la acción de los ácidos. Puede ser intrínseca, causada por una trastorno, como por ejemplo el reflujo gástrico; o extrínseca, provocada por los ácidos resultantes de la alimentación (como bebidas y comidas ácidas).

2. Encías inflamadas, sangrantes o retraídas
Las encías enrojecidas, inflamadas, el dolor, el sangrado y la retracción (la pérdida de encía que deja al descubierto parte de la raíz del diente) son todos ellos síntomas de gingivitis.

La gingivitis es una enfermedad reversible siguiendo una correcta higiene bucodental diaria y tratamiento en clínica dental. Pero, si no se trata, puede derivar en periodontitis, que provoca daños graves en las encías y las estructuras de soporte del diente, pudiendo provocar su caída o extracción.

3. Sensibilidad al frío, el calor o el contacto
Cuando se sufre sensibilidad dental aparece dolor ante estímulos táctiles (al contacto), térmicos (frío y calor), o químicos (alimentos y bebidas dulces o ácidos).

Tiene una elevada incidencia entre la población adulta (aproximadamente 1 de cada 7 la sufren) y aparece cuando la dentina pierde su protección natural, normalmente debido a desgaste del esmalte o la retracción de las encías.

4. Aftas recurrentes y persistentes
El origen de aftas persistentes no está claro, ya que puede estar asociado a diversos factores como estrés, déficit nutricional, sistema inmunitario debilitado… Si tienes aftas que no mejoran en el transcurso de 3 semanas, acude a tu dentista.

5. Mal aliento o halitosis
Las principales causas de mal aliento son las enfermedades de las encías y las bacterias que se acumulan sobre la lengua. Otros factores comunes son el consumo de alcohol o cigarrillos y una higiene bucodental insuficiente o incorrecta. Cuando es crónico, puede ser un síntoma de xerostomía, caries dental, enfermedades de las encías, infecciones respiratorias o diabetes.

6. Boca seca o xerostomía
Puede estar causado por la toma de ciertos medicamentos y tratamientos como quimioterapia o radioterapia, problemas médicos (como diabetes o Síndrome de Sjögren), envejecimiento, estrés, ansiedad o depresión. Es un problema que ha de tratarse, ya que la saliva es muy importante en el mantenimiento de la salud bucodental, puesto que juega un papel principal en la prevención de enfermedades bucales. Además, el síndrome de boca seca o xerostomía puede dificultar actividades cotidianas como el habla o la masticación.

7. Alteración del color del esmalte
Los motivos que causan el amarillamiento, ennegrecimiento o la aparición de manchas en el esmalte son diversos. Las principales causas extrínsecas son la ingesta frecuente de determinados alimentos (como el café o el té), y el consumo de tabaco. También existen causas intrínsecas como algunas alteraciones sistémicas (hepáticas, metabólicas, etc.) o la toma de ciertos medicamentos.

Recuerda que el mejor tratamiento, es la prevención. Ante cualquiera de estos síntomas, acude a tu dentista de confianza.

 


Referencias: www.consejodentistas.es
Imagen: pxhere.com