Recurrimos a los implantes dentales para recuperar la calidad de vida que un día tuvimos con nuestros dientes naturales. Somos cada vez más conscientes de la relación tan estrecha que existe entre una buena salud oral y nuestro estado de salud en general.  Queremos lucir sonrisas perfectas, desearíamos tener siempre una boca sana porque nos cuesta ir al dentista… pero entonces…  ¿cómo es posible que podamos someter nuestra boca a modas pasajeras que torturan nuestros dientes?

Te contamos cuales son las últimas tendencias en el tunning dental y cuáles sus posibles efectos adversos.

Tatuajes.

Como su nombre indica, supone decorar el diente con un motivo pictórico. Los hay provisionales pero también permanentes. En el caso de los permanentes, lo normal es que el tatuaje se lleve a cabo en una carilla o funda elaborada por un protésico.

Efectos: se trata de un tratamiento agresivo para nuestros dientes porque para colocar la funda se precisa limar el diente. Los odontólogos desaconsejamos intervenir sobre una pieza sana.

Tu-nueva-sonrisa-300x300

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Diastemas.

Hubo un tiempo que en recurríamos al odontólogo para corregir la separación existente entre los incisivos superiores. Hoy la moda va en sentido contrario: no son pocas las modelos y aspirantes a actrices que buscan modificar sus dientes para provocar una separación entre ellos. Se pretende un rasgo más juvenil y evoca a otras modelos y actrices famosas.

Efectos: práctica totalmente desaconsejada por cuanto puede traer consigo problemas de salud oral: desde caries ante la acumulación de alimentos entre los dientes separados, hasta problemas de mordida que pueden ocasionar dolores de cabeza, infecciones o periodontitis.

 

Vanessa-Paradis-244x300

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Yaeba

Práctica originaria de Japón que consiste en intervenir sobre los dientes para generar imperfecciones: alineados defectuosos, dientes superpuestos, limado de dientes en forma de punta… Se da sobre todo entre las jóvenes niponas porque, según creen, les hace parecer más reales y próximas que las modelos perfectas.

Efectos: los problemas que pueden derivarse de este tipo de prácticas son innumerables. Desde fracturas dentales hasta dolores articulares, problemas de mordida, caries, bruxismo, infecciones, enfermedades periodontales, incluso problemas de dicción. Es tan serio el asunto que el gobierno japonés se ha visto obligado a intervenir para desaconsejar a los jóvenes este tipo de prácticas. De ahí que algunos hayan optado por la Tsuke Yaeba, o los falsos desalineados.

 

4. Grills

Se trata de joyas diseñadas como complementos postizos para la boca. Su objetivo es meramente decorativo y sirve, cómo no, para llamar la atención. Se fabrican en oro y plata e incluso llevan incrustaciones de piedras preciosas. Es una moda surgida al calor de celebrities como Rihanna, Beyoncé, Justin Beaber o Miles Cyrus… y, por tanto, muy imitada por adolescentes de todo el mundo.

Efectos: los dentistas desaconsejan su uso porque dañan el esmalte de los dientes y porque, si no se extreman las medidas de higiene, los restos de alimentos que pueden quedar atrapados en los grislls pueden provocar caries y, por consiguiente, riesgos de infecciones.

 

Bueno, quizás estos no son todos los instrumentos de tortura a los que podemos someter nuestra boca pero si dan idea de lo incongruentes que, en ocasiones, somos los seres humanos: nos preocupamos cada vez más de mejorar en calidad de vida pero somos capaces de someter nuestra salud a los dictados de la moda.

No nos olvidamos del piercing. Pero como esta moda es mucho menos pasajera y mucho más extendida, hablaremos de ella en otro post propio.